ARGENTINA

Septiembre - Octubre 2017

El rescate de Moisés

Artista:Daniel Bonnell
EE.UU., contemporáneo

Intérprete: Mona Bagasao-Cave


La obra de Daniel Bonnell, El buen samaritano ante la puerta de la posada, me invita a reflexionar sobre este relato tan conocido desde la perspectiva del posadero. Me imaginé esta escena: El samaritano se hallaba en las sombras, pero el posadero lo reconoció de inmediato; era un huésped habitual. Esa noche traía lo que parecía ser un cuerpo sin vida. «Está herido. Debemos atenderlo» habría dicho el samaritano. Tal vez el dueño de la posada pensó, Pero el herido es judío. ¿Acaso un judío se ocuparía de atender a un samaritano? El samaritano parecía estar muy preocupado por el hombre. Lo imagino diciéndole al posadero: «Debo irme. No lo conozco, pero necesita ayuda. Sé que usted lo cuidará bien. Cuando regrese pagaré todos los gastos relacionados a su atención». Y se fue. Tal vez el posadero solo pensaba en su reputación y en el dinero. Tal vez se haya preguntado, ¿qué le hace pensar que me voy a ocupar de atender a este hombre? Pero confió en mí. No puedo decepcionarlo. . . Esta pintura nos convierte en testigos de las acciones del samaritano de una manera íntima y poderosa. Tal vez, gracias a la experiencia con el samaritano, la próxima vez que el posadero se cruce con alguien en una necesidad, su respuesta será diferente. Tal vez la próxima vez que nosotros nos crucemos con alguna persona necesitada, nuestra respuesta también será diferente.